martes, 9 de agosto de 2011

ATMÓSFERA NORMAL

A continuación se desarrollarán algunos aspectos destacables a tener en cuenta para realizar un adecuado almacenamiento con sistemas tradicionales, por ser los sistemas más difundidos del país, entre los que se encuentran los silos de chapa, celdas, silos de malla de alambre, galpones, etc.

En este tipo de almacenamiento, es necesario hacer un control estricto de los insectos ya que perjudican en gran proporción a los granos.

Además, para evitar el deterioro, los granos debe almacenarse secos (14% de humedad de recibo).


Manejo del Grano Húmedo
Si no se puede secar el grano al mismo ritmo que se cosecha se debe contar con instalaciones para almacenar y airear el grano húmedo hasta que pueda ser secado, manteniéndolo así por algún tiempo sin deterioro. Si todo esto no se calcula correctamente, se termina demorando la cosecha con el consecuente incremento de pérdidas. Por lo tanto, se requiere de un tratamiento específico en instalaciones especialmente diseñadas para tal fin.


Aireación de los Granos
El principal objetivo es controlar la temperatura del granel. Los aspectos más importantes a tener en cuenta para una correcta aireación son:
  • Disponer de silos con ventiladores con un caudal de 2,5 a 9 m3 de aire/ h /m3 de grano.
  • Ingresar grano limpio para facilitar el pasaje del aire entre la masa de granos.
  • En algunos casos conviene colocar desparramadores de granos, los cuales evitan la acumulación de material fino en el centro del granel.
  • Si aún persiste este problema, luego de llenar el silo, se puede sacar grano hasta emparejar el copete, limpiarlo y volverlo a ingresar.
  • Utilizar termometría para detectar posibles aumentos de temperatura en el granel y controlarlos con aireación.
  • Airear cuando la humedad relativa (HR) es menor al 75% o cuando se cuente con 5 ºC o más de diferencia entre el aire ambiente y el grano (aire más frió que el grano), independientemente de la HR del aire.

En muchos casos, se generan focos de calor en los granos, esto se puede deber a un ataque de insectos y/o hongos. También se pueden generar diferencias de temperatura dentro del silo debido a variaciones estacionales y diarias de temperatura. El grano es un mal conductor de temperatura lo que favorece el incremento del calor en pequeños focos. La difusión térmica de los granos es baja, por lo cual los picos de temperatura no se manifiestan externamente de inmediato por lo que es necesario usar termometría para detectarlos.

Es aire caliente, por tener menor densidad, se dirige hacia arriba, arrastrando humedad, y al llegar a algún punto frío, como el techo del silo, el aire condensa su humedad, generando agua libre que deteriora los granos.

Como hemos visto, el origen de este problema se debe a la diferencia de las temperaturas dentro de la masa de granos. El aireado nocturno del arroz dentro de los silos con aire frío nos permite, no solo bajar y uniformar la temperatura de los granos, sino que dependiendo de la humedad del aire que entra al silo, reducir el porcentaje de humedad.

                                                                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada